La hernia de hiato se presenta cuando una porción del estómago a través del diafragma se desplaza hacia adelante o sobresale de sus límites normales.

El diafragma es el músculo que separa nuestro tórax del abdomen, y el hiato diafragmático es la barrera que separa el esófago del estómago, por lo que si se desplaza hacia el tórax pierde toda su efectividad. Esto provoca que el contenido gástrico pase fácilmente hacia el esófago.

Existen 4 tipos de hernia hiatal:

Hernia hiatal tipo I
La más común. Se desarrolla cuando la unión esófago gástrica —normalmente encontrada en el abdomen— se desplaza por encima del diafragman, lo cual provoca que se quede en la cavidad torácica.

La hernia hiatal tipo II
En este tipo, la unión esófago gástrica queda en su sitio normal, pero otra parte del estómago, generalmente el fondo gástrico hacia el tórax, se desplaza.

La hernia hiatal tipo III o mixta
Esta es una hernia que suma la Tipo I y II, ya que tanto el fondo gástrico como la unión esófago gástrica se encuentra en el tórax.

La hernia hiatal tipo IV
Debido a que es de mayor tamaño compromete tanto el estómago como el epiplón, el colon o el bazo.

Como puedes ver, dependiendo del tipo de hernia puede ser un caso más o menos grave, por lo que acudir con un especialista es muy importante debido a que solo él puede determinar el tipo de hernia que tienes y cuál es el mejor tratamiento para ti.